Go to home page

Yellen: las naciones necesitan vacunas con urgencia; pero no les vamos a dar ninguna 

7 de abril de 2021 — Con hipocresía impactante, la secretaría del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, en un discurso que dio el 5 de abril ante el Chicago Council of Global Affairs, dijo que era necesario que se acelerara con urgencia la distribución de vacunas en las “naciones más pobres” del sector en desarrollo, mientras que la política del gobierno de Biden de no exportar nada del excedente de la producción de vacunas de EU se mantiene en pie.

Yellen hace un cálculo mayor todavía que el del presidente del Banco Mundial (BM) David Malpass, sobre la pobreza en el mundo. Yellen dijo que unas 150 millones de personas “están en riesgo de caer en la pobreza extrema” en la crisis desatada por la pandemia COVID-19. “Esto sería una profunda tragedia económica para estos países, que debería preocuparnos. Lo que es menos obvio, pero igualmente cierto, es que esta divergencia también sería un problema para Estados Unidos. Nuestra tarea prioritaria debe ser claramente detener al virus garantizando que las vacunas, pruebas y la terapéutica estén disponibles lo más ampliamente posible”. Hizo un llamado a los “países más ricos” a que aumenten la ayuda económica y de salud pública a las naciones más pobres, abrumadas por las consecuencias de la COVID-19.

¿“Países más ricos” que Estados Unidos?

Pero el gobierno de Biden se opone a la flexibilización de las normas de propiedad intelectual para permitir una mayor producción bajo licencia de las vacunas de Pfizer, Moderna, y Johnson & Johnson en otros países; y no aprueba que se exporte el excedente de la producción de vacunas en Estados Unidos, que se estima en al menos 45 millones de dosis por encima de las que se están distribuyendo y va en camino de superar en cientos de millones de dosis la utilización máxima prevista en Estados Unidos. Eso es sin incluir unas 50 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca que fue aprobada fuera de Estados Unidos pero no dentro.

Sobre Sudamérica, donde se está extendiendo la mayor amenaza mundial de la pandemia rápidamente desde Brasil hacia todo el continente, el periódico Washington Post de hoy cita al director regional para América Latina y El Caribe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Luis Felipe López-Calva, que señaló que “hay una deficiencia en el mercado” de las vacunas. “Es tan escaso que incluso la información de lo que los gobiernos están pagando por ellas ha llegado a ser casi imposible de averiguar”, ya que prácticamente están clasificando estos precios en una guerra de ofertas.

 

Archivo de Comentario Editorial y Actualidades

Volver    Volver al inicio

clear
clear
clear