Go to home page
SUBSCRIBE TO EIR

Comienza la desclasificación de los papeles del 11-S: ¿Se van a revertir 20 años de gobierno de emergencia? 

13 de septiembre de 2021 — Este 11 de septiembre, el FBI hizo público un informe desclasificado (aunque tachado en gran parte) de abril del 2016, que aporta información adicional concluyente de la participación de agentes del gobierno de Arabia Saudita en el apoyo a los secuestradores del 11-S del 2001. Y ésto es sólo lo primero de una serie de documentos a desclasificar que se contemplan en los próximos seis meses en virtud de la orden ejecutiva que el Presidente Biden emitió el 3 de septiembre. 

Cada vez más se va a ir aclarando el cuento completo de la participación de Arabia Saudí en el 11-S, pero en sí misma, esta participación plantea cuestiones más amplias: 

Primero, ¿quién dentro de Estados Unidos actuó para encubrir el papel de la monarquía saudí en los ataques del 11-S del 2001? Esto está íntimamente ligado a anomalías que no han sido resueltas como la falta de respuesta de la defensa aérea después de que quedara claro en el World Trade Center que se estaba produciendo un ataque, así como las anomalías sobre los efectos de ese mismo ataque. 

En segundo lugar, ¿quién promovió y financió la operación, y con qué fin? La pregunta "¿cui bono?" no nos remite a Riad, capital de Arabia Saudita, sino a Londres. 

El 11 de septiembre del 2001, se puso en marcha lo que han sido dos décadas de gobierno de emergencia, en las que la planificación a largo plazo ha sido sustituida por respuestas a amenazas supuestamente urgentes, en las que las agencias de inteligencia y las instituciones financieras han asumido cada vez mayor poder en el mundo transatlántico. 

Este cambio de dos décadas en la gobernanza del planeta, o al menos de su sector transatlántico, lo pronosticó Lyndon LaRouche, antes de los atentados del 11 de septiembre. 

Durante la transmisión de una videoconferencia de EIR, del 3 de enero del 2001, al responder a una pregunta que le hiciera la Junta Negra del Congreso de Estados Unidos, con relación al nombramiento que hizo Bush del “confederado empedernido” John Ashcroft, como su Fiscal General, Lyndon LaRouche advirtió del peligro de que el propio gobierno estadounidense fuera sustituido por una política de gestión de crisis, y de la amenaza de que se utilizara algo como el incendio del Reichstag (Parlamento de Alemania) para introducir poderes dictatoriales bajo el gobierno entrante de Bush, todo ello impulsado por un colapso del sistema financiero.

(https://larouchepub.com/lar/2001/jan_3_webcast_qanda.html) 

Lyndon LaRouche: “Nos encontramos en un período en el cual, o hacemos el tipo de cosas que en resumen les he indicado hoy, o de lo contrario, lo que va a haber, no es un gobierno. Va a haber algo como el régimen Nazi. Es posible que no inicialmente, por la superficie. Lo que va a haber es un gobierno que no podrá aprobar leyes importantes. leyes de importancia. ¿Cómo puede gobernar un gobierno que, bajo condiciones de crisis, no puede aprobar leyes significativas? Ellos gobiernan, en cada uno de los casos conocidos en la historia, por medio de lo que se conoce como manejo de crisis. 

“En otras palabras, tal y como se hizo en Alemania cuando el incendio del Reichstag. 

“¿Cómo sucedió eso? 

“Bueno, un holandés, que se sabía que era un lunático, solía incendiar cosas, como provocador. Y recorrió Alemania incendiando cosas. Y una noche, cuando no había agentes de seguridad en el Reichstag, se metió en el edificio del Reichstag, y le prendió fuego. Y Hitler salió y dijo, ‘Bueno, esperemos que hayan sido los comunistas quienes hicieron esto’. Y Göring se puso a actuar, y el aparato de Schmitt, me refiero a Carl Schmitt, el jurista. Y aprobaron el Notverordnung (decreto de emergencia). Y sustentándose en una provocación —a saber, el manejo de crisis— aprobaron el Notverordnung, que estableció a Hitler como dictador de Alemania. 

“Lo que van a conseguir, ante un gobierno de Bush frustrado, si este está decidido a evitar que se le opongan --a su voluntad-- lo que va a haber es manejo de crisis. Donde algunos miembros del tipo de guerra especial, del gobierno secreto, de los equipos de la policía secreta, van a desatar provocaciones, que se utilizarán para llevar a cabo los poderes dictatoriales y la emoción, en nombre del manejo de crisis. 

“Se van a desatar pequeñas guerras en diversas partes del mundo, a las que el gobierno de Bush va a responder con métodos de provocación para la gestión de crisis. Eso es lo que van a conseguir. Y ese es el problema. Y tienen que enfrentar eso. Tienen que controlar ese proceso ya, mientras tengan el poder para hacerlo”. 

Varios años después de esos ataques, se conoció un escándalo enorme sobre una acuerdo de 22 años que comenzó en 1985 y que fue conocido como “Al Yamamah”, entre la compañía británica fabricante de armas, BAE, y el Reino de Arabia Saudita. Esto implicó enormes cantidades de dinero en efectivo que no estuvieron registradas, sobornos y armas. El 21 de junio del 2007, LaRouche, hablando en una videoconferencia titulada  “BAE: el mayor cabo suelto del mundo”, retomó su advertencia anterior: 

“El mundo ha estado viviendo bajo un sistema, que es el sistema del 11-S, que ya existía, como advertí a comienzos del 2001, antes de que el Presidente George W. Bush asumiera su cargo por primera vez en enero del 2001. Donde dije: El sistema mundial ha alcanzado un punto en el que está en proceso un colapso inminente del sistema. No podemos determinar exactamente cuándo o cómo va a ocurrir esto, pero sabemos las siguientes dos cosas al respecto: 

“Número 1; sabemos que este Presidente y su Presidencia no pueden hacerle frente a esta crisis. Por consiguiente, debemos esperar que el mundo entero se vea sometido a algo como lo que vivimos en febrero de 1933, cuando Hermann Göring, el hombre detrás del trono, una especie de Dick Cheney del régimen de Hitler, orquestó el incendio del Reichstag, como un acontecimiento terrorista. Y este acto de terrorismo fue utilizado esa noche, o al día siguiente, para darle a Hitler poderes dictatoriales, los cuales Hitler nunca perdió, ¡hasta el día de su muerte! 

“Y entonces dije, el peligro es que algo como esto ocurra, bajo las tendencias actuales en Estados Unidos, y ocurrió. Y le llamaron 11 de septiembre. 

“Ahora, sin entrar en los detalles de lo que sabemos y lo que no sabemos sobre cómo fue instrumentado el 11-S, sabemos que la única manera en que algo como esto se puede orquestar, se ubica en un solo lugar: en un complejo financiero que está en el centro de la identidad de la BAE. Ahora, ese es el misterio del 11-S. Cómo lo lograron, la mecánica de ello —eso es irrelevante. Ya lo sabremos. ¡Y todo el mundo en el gobierno y sus alrededores, que entiende de esta materia, lo sabe! Y es allí donde está la presión. 

“Hemos llegado al punto en que todo un sistema se está derrumbando. Ese sistema, en este momento, a causa de la complicidad del gobierno actual de Estados Unidos, y la complicidad del liderato del Partido Demócrata, así como del Partido Republicano, a consecuencia de esto, estamos viviendo bajo un solo sistema mundial, al que se llama genéricamente ‘globalización’. Es la preparación para una nueva Torre de Babel, bajo la cual no habrá naciones, y en la cual las lenguas se van a convertir en balbuceos. Bajo ese sistema ¿qué lo controla? Se llama ‘globalización’; se le llama ‘crisis de calentamiento global’; se le llama de todas estas distintas maneras, haciendo referencia a estas cosas. ¡Es un sistema mundial! No está consolidado, pero todos los obstáculos a este sistema mundial se están derrumbando”. (https://larouchepub.com/lar/2007/webcasts/3426june21_opener.html) 

Ahora, 20 años después, la engañosa y equivocada aventura de la OTAN y Estados Unidos en Afganistán terminó en desgracia, y está saliendo a la luz una verdad más sobre el acontecimiento que marcó un cambio global en la gobernanza. 

¿Se van a repudiar y a revertir las dos últimas décadas de geopolítica y hegemonía? ¿Llegará el pueblo estadounidense, y del mundo, a saber lo que ocurrió el 11 de septiembre del 2001? 

Una “mentira gigante” creó 20 años de ofensas tales en contra de los derechos humanos como la Ley Patriota, la guerra de Afganistán, la Guerra de Irak, el desastre de Libia, la guerra de Yemen, la intervención militar en Siria y, si no se detiene, la guerra con Rusia y China. 

Si no se contrarresta esa mentira, y si el manejo de crisis que continúa no revierte el robo del concepto mismo de “futuro”, la raza humana podría verse diezmada por las condiciones de la edad oscura previstas por los defensores de la guerra geopolítica, la gobernanza supranacional “verde” y el “cambio de régimen” financiero. 

Lyndon LaRouche tuvo razón cuando pronosticó este tren de desarrollo hace más de 20 años. ¿Seguirá el mundo su consejo hoy? 

 

Archivo de Comentario Editorial y Actualidades

Volver    Volver al inicio

clear
clear
clear