Go to home page

LaRouche: Metamos en cintura la inflación de los precios del petróleo

El siguiente Memorándum, emitido por Lyndon H. LaRouche Jr. el 19 de septiembre del año 2000, se publicó en la edición del 29 de septiembre de ese año, en la revista Executive Intelligence Review. Sigue tan vigente como cuando se emitió por primera vez. (https://larouchepub.com/lar/2000/2738_oil_price_inflation.html)

1. La siguiente declaración constituye una declaración programática preliminar "Sobre el tema de las medidas de emergencia de los gobiernos para controlar la actual inflación de los precios del petróleo".

2. A grandes rasgos, la actual inflación global de los precios del petróleo amenaza con ser el detonante de una desintegración caótica, en muchas, si no en todas, las economías del mundo. Las medidas que aquí se proponen para hacer frente a esa situación de emergencia no resolverán el problema más general de los sistemas financiero y monetario del mundo en general, pero contribuirán a dar un paso importante, y quizá decisivo, en esa dirección.

3, La causa subyacente de la crisis, de la cual la crisis de los precios del petróleo no es más que la principal consecuencia político-económica actual, es la hiperinflación general en los precios de los activos financieros, que se expresa, a un ritmo cada vez mayor, como una hiperinflación de los precios de las materias primas, que sigue ahora una tendencia similar a la sufrida por la Alemania de Weimar durante el intervalo de marzo a noviembre de 1923.

4. Por razones diversas, convergentes y relativamente obvias, el efecto más brutal de esa espiral ascendente de hiperinflación financiera se expresa en tasas devastadoras y magnitudes de alzas en los costos del petróleo. El esfuerzo cada vez más desesperado por asegurar la entrada de activos financieros en el sector del dólar estadounidense ha aprovechado varios factores combinados, como la oportunidad de aumentar las acumulaciones del precio de los activos financieros a partir de las tendencias hiperinflacionarias en los precios de entrega de los productos del petróleo.

Entre estos factores se cuentan: la concentración aumentada recientemente de la propiedad de las principales compañías petroleras a través de fusiones y adquisiciones, el papel cada vez mayor del mercado al contado en las entregas de petróleo, la importancia de la denominación de las entregas en dólares estadounidenses y una intensidad de la actividad especulativa, especialmente en la forma de derivados financieros, en esta área que amenaza con llevar el precio por barril del petróleo a entre $ 40 y $ 50 por barril, pronto, y no mucho después, mucho más alto.

5. Ningún medio ordinario podría controlar este problema ni siquiera a corto plazo. Sólo las medidas drásticas tomadas de forma concertada entre gobiernos nacionales soberanos podrían controlar la crisis de los precios del petróleo. Cualquier otra propuesta sería un engaño infantil. En el futuro inmediato, o se tomarán tales medidas gubernamentales, o el resultado probable sería el estallido del caos internacional en las próximas semanas.

6. La acción apropiada, que debe encabezar el gobierno de Estados Unidos, debe apuntar a una cooperación de emergencia inmediata entre los gobiernos de las principales naciones exportadoras y consumidoras de petróleo.

7. Estos gobiernos deben:

a. Declarar una emergencia estratégica general en materia de estabilidad de los flujos y precios de los suministros energéticos esenciales de las economías nacionales;

b. Establecer contratos, directamente por y entre gobiernos, de no menos de doce meses de entregas de petróleo programadas gubernamentalmente desde las naciones exportadoras a las consumidoras;

c. Definir precios razonables para estos contratos;

d. Sobre la base de una estrategia global de emergencia en los precios y suministros del petróleo, estos gobiernos deben dar prioridad al procesamiento de dichos flujos de petróleo contratados a través de las refinerías pertinentes a las categorías prioritarias de consumidores de cada nación, lo que hace que otras existencias se desvíen a un lado en el grado que estas entregas prioritarias deben procesarse primero.

8. Obviamente, tal acción colapsará gran parte de las actuales tendencias hiperinflacionarias del petróleo. Eso tendrá un efecto político significativo, en forma de reacciones de los especuladores que actualmente se atiborran en base al sufrimiento de las economías nacionales que sufren el gran aumento de los precios especulativos del petróleo. No podemos permitir que la codicia de unos pocos especuladores poderosos destruya empresas esenciales para los intereses nacionales de las naciones y para las relaciones entre esas economías nacionales. Esa oposición a las medidas que se necesitan con urgencia debe resistirse por motivos de intereses estratégicos nacionales primordiales.

9. Esta acción propuesta no curará la tendencia hiperinflacionaria más general en curso. Sólo pondrá bajo control un segmento más crítico de esta inflación especulativa; pero establecerá las normas de cooperación que ahora se necesitan con urgencia, para hacer frente a la crisis bancaria internacional general y las crisis conexas que están a punto de azotar al mundo en su conjunto durante las semanas y meses inmediatamente próximos.

10. Hay muchos detalles de la comercialización especulativa actual de los contratos petroleros que requieren un examen más detenido y una evaluación relacionada. Esa investigación debe continuar; es urgente. Sin embargo, los representantes de gobiernos que comprendan la política petrolera, deben jugar un papel protagónico en la implementación de las medidas generales que he señalado, ya, sin demora. Después de un período inicial de funcionamiento de treinta a noventa días de los acuerdos propuestos, las características secundarias y terciarias del problema serán más claras y, lo que es más importante, los gobiernos y otros habrán desarrollado los mecanismos necesarios para seguir con las medidas a tomar más adelante.

 

Archivo de Comentario Editorial y Actualidades

Volver    Volver al inicio

clear
clear
clear