Go to home page

Helga Zepp-LaRouche presentó diez principios para crear un nuevo paradigma

23 de noviembre de 2022 (EIRNS) — Estos son los diez principios que presentó Helga Zepp-LaRouche para su discusión en el “Tercer seminario de dirigentes políticos y sociales del mundo: Paremos el peligro de una guerra nuclear ¡ya!”, el pasado martes 22: 

El nuevo paradigma que será característico de la nueva época, y hacia el que debe dirigirse la nueva arquitectura global de seguridad y desarrollo, debe, por tanto, eliminar definitivamente el concepto de oligarquismo, y proceder a organizar el orden político de tal manera, que pueda realizarse el verdadero carácter de la humanidad como especie creadora. 

Por lo tanto, sugiero que se aborden los siguientes principios y, si se acuerdan, se implementen. Estas ideas pretenden ser un elemento de reflexión y de diálogo entre todas las personas interesadas en encontrar una base para un orden mundial que garantice la existencia duradera de la especie humana.

Primero: La Nueva Arquitectura Internacional de Seguridad y Desarrollo debe ser una asociación de Estados nacionales perfectamente soberanos, que esté basada en los Cinco Principios de la Coexistencia Pacífica y de la Carta de la Organización de Naciones Unidas (ONU). 

Segundo: La prioridad absoluta debe ser aliviar la pobreza en todas las naciones del planeta, lo cual es fácilmente posible, si se utilizan las tecnologías existentes en beneficio del bien común. 

Tercero: Hay que prolongar a su potencial máximo la esperanza de vida de todas las personas, creando sistemas de salud modernos en todos los países del planeta. Esta es también la única manera de superar o evitar las pandemias actuales y futuras. 

Cuarto: Dado que la humanidad es la única especie creativa conocida hasta ahora en el universo, y dado que la creatividad humana es la única fuente de bienestar a través del descubrimiento potencialmente ilimitado de nuevos principios universales, uno de los principales objetivos de la nueva Arquitectura Internacional de Seguridad y Desarrollo debe ser proporcionar acceso a la educación universal a todos los niños y adultos. La verdadera naturaleza del hombre es llegar a ser un alma bella, tal como lo plantea Federico Schiller, y la única persona que puede cumplir esa condición es el genio. 

Quinto: Hay que reorganizar al sistema financiero internacional, de modo que pueda ofrecer crédito productivo para lograr estas metas. Se puede tomar como punto de referencia el sistema original de Bretton Woods —como era el propósito del Presidente Franklin D. Roosevelt, pero que nunca fue implementado de esa manera a consecuencia de su muerte prematura —y las Cuatro Leyes propuestas por Lyndon LaRouche. El objetivo principal de este nuevo sistema de crédito debe ser aumentar drásticamente el nivel de vida, especialmente en las naciones del Sur Global y de los pobres del Norte Global. 

Sexto: El nuevo orden económico tiene que enfocarse en crear las condiciones necesarias para la industria y la agricultura modernas, comenzando con el desarrollo de infraestructura en todos los continentes para que, eventualmente, se conecten por medio de túneles y puentes para convertirse en el Puente Terrestre Mundial. 

Séptimo: La nueva arquitectura de seguridad global debe eliminar el concepto de geopolítica, y acabar con la división del mundo en bloques. Hay que tener en cuenta las preocupaciones de seguridad de cada nación soberana. Las armas nucleares y otras armas de destrucción masiva deben ser prohibidas inmediatamente. A través de la cooperación internacional, deben desarrollarse los medios para que las armas nucleares queden tecnológicamente obsoletas, como pretendía originalmente la propuesta que se conoció como la Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI, por sus siglas en inglés), propuesta por Lyndon LaRouche y presentada como oferta a la Unión Soviética por el Presidente Ronald Reagan. 

Octavo: Antiguamente, una civilización en un rincón del mundo podía sucumbir y el resto del mundo sólo se enteraba años después, debido a la magnitud de las distancias y al tiempo necesario para viajar. Ahora, por primera vez, debido a las armas nucleares, las pandemias, el internet y otros efectos globales, la humanidad está montada en un mismo barco. Por lo tanto, no se puede encontrar una solución a la amenaza existencial de la humanidad con la ayuda de arreglos secundarios o parciales, sino que la solución debe encontrarse en el nivel de ese Uno más elevado, que es superior a los Muchos. Requiere pensar en el nivel de la Coincidentia Oppositorum, la Coincidencia de los Opuestos, de Nicolás de Cusa. 

Noveno: Para superar los conflictos derivados de la disputa de opiniones, que es el modo en que los imperios han mantenido el control sobre los subordinados, hay que cohesionar el orden económico, social y político con las leyes a las que está sujeto el universo físico. En la filosofía europea se hablaba de esto como del ser en el marco de la ley natural, en la filosofía india como la cosmología, y en otras culturas se pueden encontrar nociones apropiadas. Las ciencias modernas, como la ciencia del espacio, la biofísica o la ciencia de la fusión termonuclear, aumentarán continuamente los conocimientos de la humanidad sobre esta legitimidad. Una cohesión similar puede encontrarse en las grandes obras del arte clásico de diferentes culturas. 

Décimo: El supuesto básico para el nuevo paradigma es, que el hombre es fundamentalmente bueno y capaz de perfeccionar infinitamente la creatividad de su mente y la belleza de su alma, siendo la fuerza geológica más avanzada del universo, lo que demuestra que la leyes de la mente y las del universo físico están en correspondencia y cohesión, y que todo el mal es el resultado de una falta de desarrollo, y por lo tanto puede ser superado. 

Está surgiendo un nuevo orden económico que involucra a la enorme mayoría de los países del Sur Global. Las naciones de Europa, y Estados Unidos no deben luchar contra este esfuerzo, sino que, ¡uniendo sus manos a las de los países en vías de desarrollo, cooperen para forjar la próxima época del desarrollo de la especie humana, para que se convierta en un renacimiento de las expresiones más elevadas y nobles de la creatividad! 

Vamos a crear, pues, un movimiento internacional de Ciudadanos del Mundo, que trabajen juntos para forjar la siguiente fase de la evolución de la humanidad, ¡la nueva época! ¡Ciudadanos del Mundo de todos los países, uníos!

 

Para mayor información escriba a preguntas@larouchepub.com

 

Volver    Volver al inicio

clearclearclear