Go to home page

A crear un mundo multipolar comprometido con el beneficio del Otro

23 de noviembre de 2022 (EIRNS) — “Es la política criminal de correr el riesgo de provocar una guerra nuclear, que conlleva el peligro de la aniquilación de toda la especie humana en una guerra nuclear global y el consiguiente invierno nuclear, lo que convierte automáticamente a cada individuo en la Tierra en un ciudadano del mundo, que tiene que asumir la responsabilidad del resultado de esta coyuntura presente de la historia humana”, dijo Helga Zepp-LaRouche el martes, en la conferencia del Instituto Schiller “Paremos el peligro de una guerra nuclear ¡ya!” 

[Pueden verla archivada, en inglés, aquí: schillerinstitute. com/blog/2022/ 11/21/conference-stop-the-danger-of-nuclear-war-now/

Pronto la tendremos archivada con interpretación en español aquí: larouchepub. com/spanish/).] 

“Por lo tanto, queremos catalizar un movimiento internacional de ciudadanos del mundo”, agregó, “comprometidos a proponer una nueva arquitectura internacional e seguridad y desarrollo”. 

Para evitar que ese nuevo sistema se convierta en una mera versión multipolar del actual orden mundial unipolar, un conjunto multipolar de bloques en competencia, es necesario centrar esa nueva arquitectura en la imagen del ser humano, señaló la fundadora del Instituto Schiller. “El hombre se diferencia de todas las demás especies por su don de la razón creativa, en que es la única criatura que puede descubrir una y otra vez nuevos principios válidos del universo físico, y mediante la aplicación de este progreso científico y tecnológico en el proceso productivo, puede aumentar la calidad de vida… Es ese potencial creativo el que hace que la vida humana sea sagrada”. 

El intento del colonialismo moderno hoy en día se topa con el problema de la realidad. El sistema financiero transatlántico es un caos. La política belicista de Estados Unidos, el Reino Unido y la OTAN contra Rusia y China encuentra cada vez menos adeptos, ya que el mundo reconoce cada vez más que el emperador “occidental” no tiene ropa, ni tiene visión económica que ofrecer al mundo. 

El fiasco de la conferencia climática de la ONU, COP27, a la hora de conseguir compromisos de suicido colectivo, contrasta con el éxito de las propuestas de los países del BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), de la APEC, y de otros proceso de integración de lo que se denomina Sur Global, para trazar un rumbo hacia el desarrollo. 

Helga Zepp-LaRouche planteó diez principios a discutir sobre los que se tiene que basar el nuevo paradigma (ver nota sobre el tema), y lanzó un reto: 

“Está surgiendo un nuevo orden económico, que involucra a la enorme mayoría de los países del Sur Global. Las naciones de Europa, y Estados Unidos no deben luchar contra este esfuerzo, sino que, ¡uniendo sus manos a las de los países en vías de desarrollo, cooperen para forjar la próxima época del desarrollo de la especie humana, para que se convierta en un renacimiento de las expresiones más elevadas y nobles de la creatividad! 

“Vamos a crear, pues, un movimiento internacional de Ciudadanos del Mundo, que trabajen juntos para forjar la siguiente fase de la evolución de la humanidad, ¡la nueva época! ¡Ciudadanos del Mundo de todos los países, uníos!”

 

Para mayor información escriba a preguntas@larouchepub.com

 

Volver    Volver al inicio

clearclearclear